Bruxismo, ronquido y apnea del sueño.

EL RONQUIDO.

Es un ruido respiratorio que se presenta durante el sueño, debido a la vibración de los tejidos de la garganta. Se habla de ronquido simple cuando se produce de manera aislada, sin asociarse a otras patologías. Cuando se asocia a pausas respiratorias, apneas, somnolencia diurna o bruxismo se habla de ronquido patológico y necesita tratamiento médico. Además el ronquido crónico puede producir una disfunción importante en la vida de pareja.

LA APNEA DEL SUEÑO.

Durante el sueño, se pueden producir asfixias periódicas que obstruyen la respiración de manera repetida.
Condiciona un sueño de mala calidad, que no es reparador. Es causa de somnolencia durante el día y cansancio crónico. Con cada apnea la persona deja de respirar durante más de un minuto, y puede originar hipertensión arterial, problemas cardiacos y cerebro-vasculares. Para saber más sobre la apnea del sueño, puedes consultar en la página web de la Sociedad Española del Sueño.

EL BRUXISMO.

Consiste en rechinar los dientes o apretar la mandíbula de forma involuntaria durante el sueño, lo que provoca desgaste y/o movilidad en los dientes o dolor de la mandíbula.
En los últimos años se ha demostrado que la apnea del sueño está relacionada con el bruxismo. A mayor severidad del bruxismo, mayor severidad de la apnea.
La relación es tan estrecha, que el odontólogo debe estudiar la presencia de apnea en los pacientes que presentan bruxismo, para realizar unas férulas dentales de uso nocturno que corrijan los dos problemas.

¿CUÁNDO SOSPECHAR UNA APNEA DEL SUEÑO?

Ronquido

¿CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO?

Mediante una prueba de sueño. Hasta hace unos años, había que acudir a una unidad de sueño de un gran hospital. Hoy en día se lleva a cabo en el domicilio del paciente. Esta prueba se llama poligrafía respiratoria simplificada, y analiza la respiración, la postura y la actividad cardiaca, cerebral y muscular durante el sueño.
Esto va a permitir que el odontólogo pueda confeccionar unas férulas de avance mandibular para utilizar por la noche, que corrijan el bruxismo, el ronquido y la aparición de apnea durante el sueño.